Mi fiesta de Reyes y cómo conocí a Gaspar

Los Reyes Magos es mi día favorito de Navidad, y la Noche del cinco de enero probablemente sea la noche que más me gusta del año. Tengo que admitir que en todo lo relativo a Sus Majestades he sido una privilegiada y siempre me han traído lo que les he pedido. Cuando nacieron mi hijo y mis sobrinos, y me tocó colaborar con los Reyes como paje, he procurado que vivan lo mismo que mis hermanas y yo vivimos de pequeñas y hemos buscado sus regalos ayudadas por pajes en medio mundo.

los reyes magos sazillo

La tradición de la fiesta de Reyes viene de mi abuela materna, que era el día que más celebraba. Nosotros, que vivíamos en Murcia, íbamos a Madrid para pasar Reyes en su casa. La emoción al recordar la noche del cinco de enero en casa de la Yoya, que así llamábamos a mi abuela, todavía me encoge el estómago.

Era una casa inmensa y, después de cenar, hacíamos una procesión desde el salón hasta su estudio de pintura, cada uno alzando su zapato, reluciente, en la mano derecha y cantando una canción, que seguimos cantando ahora en casa de mi madre. Cuando vamos a poner el zapato en la canción decimos a los Reyes que esperamos que nos traigan muchos regalos y a la mañana siguiente cantamos la segunda parte en la que les comunicamos que vamos a recogerlos. En la procesión participamos toda la familia, las personas que en ese momento trabajan en casa o cuidando a los niños y a veces, amigos.

La casa de mi abuela tenía suelos de madera, que crujían muchísimo, y desde mi cuarto se oía un movimiento de suelos que, imagino, yo aumentaba y que me hacía pensar que estaban los Reyes, e incluso alguno de los camellos, dentro de la casa. Además de los regalos que dejaban en el Estudio, Sus Majestades depositaban debajo del árbol del hall principal los de mis tíos y primos que venían al día siguiente a recogerlos y entonces comíamos todos juntos. Eran horas de trasiego nocturno que yo oía conteniendo la respiración.

A la mañana siguiente, nada más levantarnos, hacíamos de nuevo la procesión para recoger los regalos. Recuerdo mi zapato siempre rebosante de regalos y, dentro del propio zapato, algún billetito, sugerencia a Melchor de mi abuela, que de pequeña me hacía sentirme rica, riquísima, y en la adolescencia me abría la puerta al mundo de las rebajas para volver a Murcia llena de modelos nuevos ¡imaginaos a esa edad!

Como mi abuelo era mi padrino, en su carta insistía a los Reyes sobre lo que yo más interés tenía en que me trajeran y, claro, con tanta insistencia, siempre me lo traían, además en la versión más moderna y sofisticada del juguete, tanto que yo ni tan siquiera había podido imaginar que existiera. Él me lo entregaba personalmente porque lo habían dejado en su zapato y yo casi me moría de ilusión. Cuando empecé a crecer, y tenía que elegir él sin mi carta, el regalo se transformó en cosas de señorita, todavía recuerdo su último regalo, un pañuelo de seda precioso en tonos verdes, que guardo como un tesoro.

Conocí al Rey Gaspar y nunca me han temblado más las piernas que esa tarde del cinco de enero.

Tendría ocho o nueve años, la edad no la recuerdo muy bien, cuando me contaron en Mula, donde yo vivía todavía, que era muy difícil que los Reyes Magos existieran de verdad. Creo que esa noticia es la primera gran decepción de la vida y fui corriendo a contárselo a mi madre a punto de ahogarme de tristeza y ella, tras consolarme como pudo, se lo contó a mi abuela.

Al llegar a Madrid  la Yoya me dijo “vístete muy guapa, de azul (que era como siempre quería que me vistiera para salir con ella) que nos ha invitado el Alcalde a recibir a los Reyes en el Ayuntamiento. Como ya eres mayor puedes acompañarme a la recepción que les organizan a la llegada de Oriente”.

Si esto ya es más que emocionante para una niña, imaginaos en un momento en el que la cabalgata de Reyes era la de Madrid. Los Reyes no se prodigaban como ahora que te los encuentras en cada Corte Inglés y, si te descuidas, en la puerta de cualquier frutería que se precie, tenían otra solemnidad.

Llegamos al Ayuntamiento y esperamos a los Reyes. Llegaron los tres, subieron al balcón, saludaron a los niños y entraron a la sala donde les esperaban las autoridades e invitados a la recepción. Yo no podía ni pestañear y, de repente…. Gaspar, que es mi Rey Mago más querido, me mira y dice “Marién ven conmigo”, ¡me llamó por mi nombre! Se sentó, me cogió en brazos y me preguntó “¿por qué tienes dudas sobre nosotros? ¿qué te hace pensar que no podamos repartir los regalos a todos los niños?” No recuerdo si puede contestar, todavía me tiemblan las piernas al pensar en ese momento. Sólo quería llegar a casa y llamar a mis amigas a Mula antes de que se acostaran ¿y si no les traían nada por incrédulas?

Ahora lo Reyes solo tienen una dirección familiar, sigue siendo la de casa de la abuela materna, en este caso mi madre. Mi hijo hace el viaje al revés, pasa los Reyes en Mula porque los Reyes y sus pajes dejan ahí los regalos para él y para todos sus primos. No importa si ya son mayores, yo estuve en brazos de Gaspar y en casa todos lo saben.

¡FELICES REYES!

Marien Ladrón de Guevara

LA AUTORA :

TE VEO EN MADRID es el resultado de mi inquietud por descubrir y disfrutar de todo lo que nos ofrece la vida unido a un enorme deseo de escribir...[+ info]

SOCIAL: FacebookTwitterInstagram

Comentarios:

  1. Blanca dice:

    Marien, me has emocionado mucho con tu post de hoy, Para mí también es la noche más especial del año y recuerdo la decepción que tuve cuando me enteré que en realidad no son quiénes pensamos. Aún así, sigo “queriendo” a sus Majestades y recibiendolos con ilusión cada 6 de enero!. Un beso y Feliz Año!!!

    • mlgvalcarcel dice:

      Muchas gracias Blanca. Me apetecía mucho escribir sobre ellos, aunque me ha costado condensar todo en un post. Lo celebramos mucho y tenemos miles de historias muy divertidas relacionadas con Sus Majestades. En casa siguen siendo ellos, los demás somos pajes que les hacemos algunos recados, nada más. Un beso y de 2013 no pasa la desvirtualización

  2. Pilar M. dice:

    Me ha emocionado mucho tu relato… realmente los reyes ( yo así lo pienso desde mis 51 años…) son Magos

  3. Marien … precioso !!!
    Se lo he leído a los niños para aplacar sus dudas razonables ya. Los Reyes claro que existen y son Magos, nosotros solo somos los pajes que les ayudamos a cumplir su misión !!! Y para mi, a mis 46, sigue siendo la noche más mágica del año.

    • mlgvalcarcel dice:

      Gracias Rus, me encanta que se lo hayas leído a tus hijos. Mi madre se ha emocionado mucho al leerlo y mis niños están encantados también. Yo tengo miles de recuerdos maravillosos relacionados con los Reyes, incluso alguna anécdota adolescente poco glamurosa y muy divertida.

  4. Teveo en madrid dice:

    Soy mariavicenta y no me gustan estas fiestas por que mi marido hace un año que murio feliz 2013

  5. Teveo en madrid dice:

    hago rosco de reyes

    • mlgvalcarcel dice:

      Hola Mariavicenta, gracias por tu comentario. Entiendo que este año sea muy triste para ti, pero tienes que animarte por las demás personas que te quieren. Se nota que eres estupenda, porque aunque no estás contenta eres capaz de preparar el roscón, veras como te lo agradecen muchísimo. un abrazo y Feliz 2013

  6. Antonia dice:

    Marien, yo que se lo que significan los reyes en vuestra familia, no se puede transmitir de una forma más bonita. Además de la emoción que desde niña siempre he sentido por la noche de Reyes, vosotros habéis hecho que continue con esa emoción en mi vida.
    Gracias a toda tu familia y a ti por haberme emocionado!!!!!!!!!

    • mlgvalcarcel dice:

      Muchas gracias Antonia, que ilusión tu comentario en el blog, además este año que sé que los Reyes han sido especialmente felices para ti Un beso

  7. Silvia dice:

    Que bonito Marién!. felices Reyes!!! Un beso

  8. Eva Fresnillo dice:

    Marién, qué historia tan bonita….gracias por compartirla con nosotros… estoy deseando poder trasmitir tanta ilusión como tú y tu abuela a mi hijo Nicolás. un abrazo fuerte y que disfrutes esta noche!
    Eva

    • Gracias Eva. Si tú le pones ilusión y buscas un ritual familiar que el aprenda y disfrute, seguro que lo conseguirás. En casa seguimos poniendo el zapato y haciendo todo igual a pesar que ya no hay niños pequeños. Un beso

  9. Mariam dice:

    Marién, no sé si extra sensible por las hormonas pero aquí me tienes con la lágrima caída. Gaspar también es mi Rey y el día de hoy para mi también el mejor del año. Mi tradición consiste hoy en una comida familiar seguida por una Misa a la que acuden los mismísimos Reyes Magos con sus pajes, rodeados de solemnidad y cargados de buenos mensajes para los niños. Los zapatos, el tentempié, el agua para los camellos y las caras de ilusión es lo que no cambia nunca. Que vivan aquellas abuelas tan especiales de antes y las estupendas de ahora, las tradiciones españolas y la magia. Feliz Noche de Reyes amiga.

    • Pero qué mona eres y eso que tenemos un Alvarito boxeador… Se aprenden tantas cosas con los abuelos, yo los sigo echando de menos. Mi madre lleva desde ayer preparando la mesa para la cena de esta noche y los chicos, que ya son mayores, todavía nos preguntan cuando nos ven a las tres hermanas corriendo de un sito a otro, escondiendo paquetes, como locas… ¿qué hacíais cuando éramos pequeños para que no viéramos nada? pues ¡magia! Un Beso gradísimo y disfruta mucho

  10. Loly dice:

    Marien,me ha encantado…es una historia de lo más bonita que uno se puede imaginar en un día tan especial.Yo ahora vivo esos momentos tan preciosos con mis sobrinos-nietos,ya que ellos vienen a pasar estos memorables días desde Málaga a Madrid,como dicen ellos con la familia de Madrid y es tan bonito y he disfrutado tanto en la cabalgata de reyes con ellos,que se que van a ser recuerdos inolvidables.Un besazo y que siga siempre esa bonita y entrañable emoción de este día.Un besazo y sigue disfrutando con esa maravillosa familia.

  11. Carmen dice:

    Lo vuelvo a leer y me sigue emocionando!

    Que bonita manera de transmitirlo!!! Además haces que aunque no lo hayamos vivido en primera persona, lo hacemos a través de ti!!

    Un beso enorme y espero seguir leyéndolo muchos años más !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *