Iztac, un restaurante mexicano diferente

¡Qué ganas tenía de conocer Iztac! tenía muy buenas referencias, pero llevamos unos años en lo que a gastronomía se refiere que es imposible conocer todo lo que se inaugura. La semana pasada fui a cenar con un grupo de amigos y mis expectativas se cumplieron, es un restaurante mexicano diferente.

 restaurante-iztac-rincon-sala-te-veo-en-madrid.jpg

El restaurante Iztac ocupa el local en el que en 1959 se inauguró México Lindo, el primer restaurante mexicano de Madrid. Reformado totalmente, el nuevo espacio transmite la luz y el color que después encontramos en los platos. Cuenta con varias salas unidas entre sí y la cocina está a la vista. La decoración se basa en tonos neutros a los que se le han ido añadiendo pinceladas de color. A mi me llamaron mucho la atención los murales, lienzos realizados por el artista Gabriel Moreno que narran la leyenda del Popo y el Iztac los dos grandes volcanes que se ven desde la Ciudad de México.

restaurante-iztac-mural-te-veo-en-madrid.jpg

La leyenda sobre estos volcanes es muy bonita ya que nace de una trágica historia entre los amantes Iztaccíhuatl y Popocatépetl. Similar a la de Romeo y Julieta o la de los Amantes de Teruel, en este caso cuando el amado encuentra a su novia muerta, la lleva a la cima de una colina, le da un beso póstumo y se queda velando su sueño eterno con una antorcha. Con el paso del tiempo y la caída de la nieve sobre ellos, se convirtieron en dos volcanes. Jorge Vázquez, creador de este proyecto y también del restaurante Mex & Co de La Moraleja, nos contó que él veía los volcanes desde casa de sus padres y que esa imagen le rondaba la cabeza a la hora de dar nombre a este nuevo proyecto.

 restaurante-iztac-barra-te-veo-en-madrid.jpg

La cocina, diseñada por el chef mexicano Nacho Oropeza, ofrece platos diferentes a los de la mayoría de los restaurantes mexicanos de Madrid. Leyendo la carta se puede hacer un recorrido por la gastronomía más genuina de 32 estados del país azteca, desde Baja California a Quintana Roo. Nosotros empezamos la cena con unos aperitivos deliciosos. El primero, con una estética de canapé muy original, tiene su origen en la costa del Pacífico. El siguiente fueron unos muslitos de codorniz que llevan en el fondo una salsa botanera -queso crema con cebollino-, se preparan con salsa valentina y se fríen, acompañados de crudités con Tajín. Estos se consideran una tapa de cantina que significa «lo que queda en el mercado»y es muy típica de Veracruz. 

restaurante-iztac-muslitos-codorniz-te-veo-en-madrid.jpg

A continuación nos pusieron queso relleno. Esta receta, de la península del Yucatán, se prepara con queso de bola holandés, relleno yucateco hecho a base de carne molida, aceitunas, alcaparras y achiote. Se hace una bechamel a la mexicana, que se llama col, y otra salsa roja: chiltomate y se termina con chile huero y queso de bola rallado en el horno de leña. Después tomamos pellizcadas también llamadas sopes, que me encantaron. Son como unas tortitas diferentes.

Seguimos con un taco árabe “el papá del taco al pastor”. Nos explican que los libaneses se asientan en Puebla e introducen el donner kebab. En principio se elaboraba con cordero, pero los poblanos empiezan a prepararlo con cerdo. De aquí se llevó a Ciudad de Mexico donde se incorpora el adobo que da origen al Taco al Pastor. Consiste en carne de cerdo marinada en cilantro y un poco de leche, salsa de ajo y chipotle poblano. En Iztac se hace en el horno de carbón y van derechos a mi lista de los mejores.

Continuamos con mexcalpique un plato de pescado envuelto en hoja de maíz con verduras y marinado en cilantro. Un plato Azteca de origen prehispánico. 

restaurante-iztac-verdura-te-veo-en-madrid.jpg

Como último plato salado tomamos las Costilla de la Estación, el equivalente a nuestra Olla Ferroviaria, típicas de Jalisco. Las mujeres adobaban las costillas y las ponían en tacos para llevaralas a los hombres a la estación. Se  acompañan con frijoes, cebolla morada y ajo y se bañaba en salsa. Es un plato muy, muy casero. 

De postre tomamos gelatina de guanábana -un fruto caribeño -acompañada de salsa de coco y de una palanqueta de origen prehispánico que se hacía con semillas de calabaza y otros frutos, se les añadía miel y se ponían a secar. Ahora se hace con azúcar de caramelo. La palanqueta me encantó, es deliciosa.

Tomamos, además, tartaleta de cajeta- dulce de leche de cabra quemada- y platanitos flambeados con canela y azúcar, acompañados con helado de vainilla. Inspirado en los plátanos fritos caseros con leche condensada. 

En Iztac también se ha hecho una gran apuesta por la coctelería, se pueden tomar desde micheladas a mezcales y margaritas.

85%

Look: de cena mono

CIERRA  domingos por la noche y lunes todo el día 

PRECIO MEDIO: 40-45 €

– Lo mejor: La cocina

– A mejorar: No encontré nada en mi primera visita.

AMBIENTE: 80%

DECORACIÓN: 80%

COCINA: 85%

SERVICIO : 80%

Cocina mexicana diferente

Valoración 85%

C/ Plaza de la República del Ecuador, 4 Teléfono 91 009 02 35 Mapa de situación.

 restaurante-iztac-cajeta-te-veo-en-madrid.jpg

 

Marien Ladrón de Guevara

LA AUTORA :

TE VEO EN MADRID es el resultado de mi inquietud por descubrir y disfrutar de todo lo que nos ofrece la vida unido a un enorme deseo de escribir...[+ info]

SOCIAL: FacebookTwitterInstagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *