Efímero, el restaurante donde la carta cambia cada día

El martes fui a almorzar con mi amiga Teresa a Efímero, el nuevo restaurante del Grupo Rantaplan donde la carta cambia cada día. Inaugurado en octubre, se ha concebido de manera diferente a los demás del grupo: más formal y más caro y su nombre no hace referencia a ninguna raza canina. En este caso se dedica a lo efímero, como el tiempo, a lo que alude con un reloj de arena presidiendo cada mesa.

Efímero comparte la entrada con Pointer, otro de los restaurantes del grupo, y se sitúa una planta más arriba, en la entreplanta de un edificio con vistas a la plaza de Colón. Ocupa un espacio diáfano con grandes ventanales decorado en tonos beige y azules. A un lado de la sala se encuentra una barra de diseño para sentarse a comer, y al otro, a lo largo de uno de los ventanales, se ha instalado otra barra muy agradable si se quiere ir a comer solo porque se ve toda la plaza. En el centro se han dispuesto mesas redondas, bastante separadas unas de otras, muy adecuadas para comidas de negocios.

                                   El chef Joaquín Serrano y detrás Raúl, el camarero que nos atendió

La cocina, en manos del chef Joaquín Serrano, está basada en la calidad del producto, mucho proveniente de Galicia. La carta se elabora cada día según lo que hay en el mercado y se escribe a mano. Al sentarnos a almorzar, hablamos que el maitre que nos ofreció la posibilidad de hacernos un menú degustación y nos pareció una idea excelente. Como aperitivo tomamos mejillones al vapor regados con aceite de primera prensa, que les da mucha gracia. A continuación tomamos berberechos de O Percebeiro, garantía de calidad, deliciosos.

Seguimos con un puerro a la brasa con crema de  trufa y caviar; alcachofa servidas con puré de alcachofa, anguila ahumada y foie; torrija salada en pan de brioche con queso ahumado, trufa negra y caldo de cebolla caramelizada, que podría decirse que es una sopa castellana muy sofisticada y riquísima; pichón de Bres con salsa perigord acompañado de un ravioli relleno de pichón; trufa Tíbet Acrosporum y  apionabo, servido con un puré de patata delicioso. Para terminar nos pusieron gamo en salsa bordalesa y cereza cazadora, además, entre platos, tomamos  sorbete de gin tónic con lima de yuzu. De postre,  tarta de queso. El té lo acompañamos con petit four consistentes en galleta de mantequilla con mouse de café, nube de fruta de la  pasión y roca de chocolate blanco con lima.

Estuvimos charlando bastante tiempo con el chef, casi salimos las últimas del restaurante, que nos transmitió su pasión por la cocina.  El personal es muy amable. A nosotros nos atendió Raúl que nos fue explicando cada plato siempre con una gran sonrisa. 

Además de Efímero y Pointer, el grupo Rantanplan cuenta con otros tres restaurantes: Teckel, Chow Chow y Pomerania.

85%

Look: elegante 

CIERRA domingos por la noche y lunes todo el día

PRECIO MEDIO: 50-55€

– Lo mejor: La cocina

– A mejorar: le falta algo a la decoración para que resulte acogedor

AMBIENTE: 80%

DECORACIÓN: 75%

COMIDA: 85%

SERVICIO : 85%

Cocina basada en producto de mercado

Valoración 85%

C/ Marques de la Ensenada,16 Teléfono 91 088 75 10 Mapa de situación.

Marien Ladrón de Guevara

LA AUTORA :

TE VEO EN MADRID es el resultado de mi inquietud por descubrir y disfrutar de todo lo que nos ofrece la vida unido a un enorme deseo de escribir...[+ info]

SOCIAL: FacebookTwitterInstagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *